TECHINT - CLIPPING DE NOTICIAS
20/11/2023 LaPoliticaOnline.com - cable

Argentina
Entusiasmo vs miedo, la pelea interna del poder estadounidense ante la presidencia de Milei
By Mark P. Jones
La administración Biden coincide en el rechazo a China pero teme un espiral de inestabilidad. Las grandes petroleras que invierten en Vaca Muerta apoyan el fin de los controles pero aprueban el rol de YPF estatal. Qué prevalecerá.

La elección de Javier Milei como nuevo presidente de Argentina ha generado más dudas que certezas, tanto en Washington D.C, sobre las futuras relaciones entre Estados Unidos y Argentina, como en Houston, en relación a las futuras inversiones en el sector argentino de petróleo y gas natural. La administración Biden tiene cuatro preocupaciones principales con respecto al gobierno de Milei. Primero, existe un temor sustancial de que la presidencia de Milei enfrente serias dificultades para gobernar efectivamente a Argentina. Hasta en los mejores tiempos económicos, un presidente cuya base de apoyo en el Congreso y entre los gobernadores argentinos influyentes es tan pequeña como la de Milei (incluso sumando a ella a la mayoría de los senadores, diputados y gobernadores de Juntos) tendría dificultades para gobernar, y hoy el estado de la economía argentina está a casi nada de un cataclismo. La Casa Blanca reconoce el triunfo de Milei pero ya sale a marcarle la cancha con reclamos En segundo lugar, y en relación con lo anterior, existe una profunda preocupación de que los recortes planeados por Milei al gasto público, los esfuerzos de privatización y otras reformas estructurales podrían muy bien resultar en graves conflictos sociales e inestabilidad. En tercer lugar, persisten inquietudes más amplias con respecto a la salud mental de Milei, combinadas con algunas de las declaraciones más extravagantes que ha hecho en el pasado que sugieren una propensión a soluciones extremas. Existe una profunda preocupación de que los recortes planeados por Milei al gasto público, los esfuerzos de privatización y otras reformas estructurales podrían muy bien resultar en graves conflictos sociales e inestabilidad.  En cuarto lugar, la caracterización de Milei como el Donald Trump argentino y los vínculos entre Milei y los partidarios de Trump en Estados Unidos son vistos negativamente por los demócratas, desde Biden hasta el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-Nueva York), y el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries (D- Nueva York), quienes tienden a ver a Trump como el diablo encarnado. Sin embargo, para la administración Biden, una presidencia de Milei abre la puerta a un posible acuerdo político mayor entre Estados Unidos y Argentina en tres áreas políticas globales diferentes. En primer lugar, la administración Biden considera que más probable que Milei trabaje con Estados Unidos para hacer frente a la influencia y las actividades de China dentro de Argentina en particular y en América Latina en general. En segundo lugar, una presidencia de Milei estará más sincronizada con la política de Estados Unidos, que presiona al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela para que permita elecciones presidenciales relativamente libres y justas en 2024. En tercer lugar, en términos más generales, se espera que una presidencia de Milei pueda alinearse más estrechamente con Estados Unidos en cuestiones globales que el gobierno de Alberto Fernández, con un esperado enfriamiento de las relaciones entre Argentina y países que se consideran enemigos de Washington, como Irán y Rusia. La administración Biden considera que una presidencia de Milei es más probable que trabaje con Estados Unidos para hacer frente a la influencia y las actividades de China en América Latina. En Houston, las empresas de petróleo y gas natural se muestran muy receptivas a las propuestas de Milei para eliminar los controles cambiarios, reducir las restricciones a las importaciones y llevar a cabo la flexibilización laboral. Al mismo tiempo, los inversores tienen serias dudas sobre su capacidad para implementar efectivamente todas estas propuestas. También temen que se produzcan importantes conflictos sociales e inestabilidad bajo el mandato de Milei, lo que podría afectar negativamente a sus operaciones comerciales diarias. Dada la incertidumbre que rodea a las inversiones en Argentina, las compañías multinacionales de petróleo y gas natural no están dispuestas a invertir las importantes cantidades de capital necesarias para ampliar la capacidad de los gasoductos, construir terminales de exportación de gas natural licuado (GNL) o ampliar significativamente la capacidad industrial petroquímica. El poder en Estados Unidos desconfía de Milei y ya eligió a Massa Esperamos que el Estado argentino tome iniciativas como el Gasoducto Néstor Kirchner sin las cuales no será posible que Argentina aproveche plenamente sus recursos de gas natural. Así, los ejecutivos de estas empresas se preguntan si la antipatía de Milei hacia las inversiones estatales podría llevar a una ausencia del Estado argentino en estas áreas estratégicas, reduciendo el incentivo para que estas multinacionales expandan sus inversiones en exploración y producción en Argentina debido a las limitaciones de los oleoductos. y los limitados mercados extranjeros (GNL, oleoductos) o nacionales (petroquímicos). Los ejecutivos de las grandes petroleras de Houston se preguntan si la antipatía de Milei hacia las inversiones estatales podría llevar a una ausencia del Estado argentino en áreas estratégicas. La propuesta de Milei de privatizar YPF también preocupa a muchas empresas de petróleo y gas que han desarrollado una relación de trabajo sólida y productiva con YPF durante el auge del esquisto durante los últimos diez años. El estatus de YPF como líder nacional y empresa estatal que es de lejos el actor dominante en la industria del petróleo y el gas natural de Argentina la convierte en un socio natural para las empresas multinacionales de producción y servicios de petróleo y gas natural.   Las multinacionales tienen una opinión positiva de YPF y del status quo actual. Para estas multinacionales, la privatización de YPF sería, muy parecida a la presidencia de Milei en general, un salto al vacío, lo que genera una considerable incertidumbre sobre futuras asociaciones con YPF. Muchos inversores del mundo del petróleo temen que una YPF privatizada deje de ser un socio confiable y útil para la producción multinacional. y empresas de servicios a un rival hostil. Al fin y al cabo, la presidencia de Mile plantea más preguntas que respuestas, tanto para el gobierno de Estados Unidos como para las multinacionales del petróleo y el gas. Esto dejará tanto a la administración Biden como a las empresas extranjeras en compás de espera, con la duda de si sus peores temores de una presidencia de Milei se hacen realidad o no, para luego modificar gradualmente su estrategia y acciones a la luz de lo que ocurra en Argentina en el transcurso. de los próximos tres a seis meses. Hasta entonces, Milei será el centro de atención, y cada acción y política se evaluará en función de si confirma o mejora las serias preocupaciones que tanto la administración Biden como las empresas multinacionales tienen con respecto a su presidencia.

Imagen: lapoliticaonline.com


#70619929   Modificada: 20/11/2023 17:45 Cotización de la nota: $86.180
Audiencia: 32.000



Acceda a la nota web del medio